lunes, 16 de diciembre de 2013

"Bendita la luz..."


Tienes la mirada limpia y la sonrisa de tu madre.
Siempre la has tenido, hasta cuando estabas enfadado, hasta cuando las cuentas no te salían o los certificados no llegaban a tu mesa, hasta cuando callabas, hasta en el silencio.
Entrar a tu despacho, a ese rincón donde compartíamos trabajo y mirar tu manera de trabajar, era un lujo.
No me salen las palabras, amigo, no sé qué hacer ni cómo hacerlo.
Hoy te vi cansado, demasiado cansado, pero déjame decirte que has sido el mejor ejemplo de superación que he tenido cerca.
Has padecido sin quejarte, has sufrido sin hacer ruido, has amado, has amado mucho, eres fiel y compañero, prudente y de alma inquieta, sabio, Miguel, eres sabio.
Nos has enseñado a todos el precio del amor, nos has mostrado a cada uno el valor de la paciencia y el cariño porque, hasta en los peores momentos, has tenido una sonrisa para cada uno.
Hoy te costaba mover las piernas, pero no el alma.
Has revestido la vida de tu familia de dignidad, les has enseñado eso de dar sin esperar nada a cambio, te has esforzado y siempre has puesto un paso adelante.
Gracias, gracias eternas por hacer de nuestro trabajo un ejemplo, gracias por poner todo tu esfuerzo en hacer que los demás fuéramos felices, gracias por quererla, a ella, a nuestra Rosalinda, como la quieres.
El corazón se nos rompe cuando te vemos sufrir, pero tu calma y serenidad nos enseña el verdadero camino, tu temple y quietud nos muestra lo maravilloso de tu alma, de eso que llevas dentro y que te hace ser especial.
Hoy siento que nuestros caminos empiezan a tener destinos separados, hoy me corre en las venas ese calor de tu mano sobre la mía, de un “te quiero” callado que guardaré conmigo para siempre.
Hoy cojo la mano de tus hermanas, de tus padres, y les digo que sigan a tu vera, pegados a tu vida porque cada uno de ellos lleva la impronta de tu coraje.
Con mis ojos llenos de lágrimas y el corazón arrugado bendigo el momento en el que te conocí, bendita la luz que nos unió. 
Con un pañuelo mojado le digo a todo el que me lea, que mi amigo, mi amigo Miguel, es un tesoro, uno de esos que se encuentran tan solo una vez en la vida.
Te quiero, te quiero mucho.
Sue
Loading...