martes, 26 de marzo de 2013

"26 de Marzo, lo que me sale del bolo..."


Hoy es un día tan bonito como especial.
Es parecido al día en el que cumplo años, en el que vienen los Reyes Magos, en el que recibo una buena noticia inesperada, cualquiera de esos días en los que parece que vives algo que no puede ser superado en mucho tiempo.
Hoy sale a la luz un libro que me tiene robada el alma.
“Lo que me sale del bolo” no es un libro cualquiera, ha sido mi bote salvavidas por un largo espacio de tiempo.
El día en el que Mercedes me preguntó si quería colaborar en la elección de los post que irían entre las páginas, soñé con un día como hoy.
Leer todas y cada una de las letras de mi querida periodista para elegir aquello que más representa a su ser no ha sido fácil, me gustaba todo, por mí hubiera hecho una trilogía de golpe.
Pero había que elegir y en eso hemos estado las dos este tiempo para llegar a lo que tendréis entre manos cuando vayáis a por él, si decidís hacerlo.
Para mí ha sido revivir mis sentimientos de estos cinco años porque, cada vez que leía un post nuevo, mi corazón asociaba las frases a momentos que había vivido, y este trabajo ha conseguido una cosa muy importante para mí y que jamás tendré vida para agradecerte, Mercedes.
Conseguiste que durante todas las horas que empleé en nuestro proyecto, la idea de vivir con el cáncer dentro de mis entrañas se fuera, me dejara descansar.
Este “bolo en papel” vino en un momento en el que era difícil pelear con la sensación de ir en contra de una enfermedad que estaba dentro de mí y que necesitaba serenidad para ser vencida, tenía mucho tiempo vacío y poca paciencia para soportarlo.
Este libro ha llenado tiempos de silencio que me hubieran vuelto loca, ha traído ilusión y sensación de utilidad, ha reactivado mi cerebro hacia lo positivo y me ha devuelto las ganas.

Este libro ha visto mi cambio, el que os enseño en las fotos, ese cambio que va camino de traer consigo a la Sue de antes, a la de entonces, a la que no se escondía cuando el cuerpo comenzó a quejarse.
Ese cambio que ya comienza a ir a la inversa y deja asomar mi pelo nuevo y me devuelve la expresión que perdí por el camino de la quimioterapia. 
No me escondí porque nunca dejé de ser yo, por fuera diferente, por dentro con la sensación de que miles de manos sujetaban mi ánimo.
Eso ha hecho este libro, sujetar mi ánimo, darme sonrisas y enfados cuando alguna palabra se me perdía.
La escritura de Mercedes ha hecho como mi pelo, crecer poquito a poco, lentamente, hasta asomar con fuerza. 
Hoy sale a la venta un trabajo maravilloso lleno de vida, bendito libro que vino a hacerme feliz, a quererme y hacerme revivir mis últimos cinco años con el mayor de los regalos: sellar una bonita amistad.
Pronto volveré a poner mi mano en la cabeza y traeré la tercera foto, aquella que indique que todo ha terminado. 
Hoy siento que nacen dos bolos llenos de fuerza, uno en papel, otro que deja asomar una vida nueva de manera tímida.
Gracias por permitir un sueño, escritora, gracias.
Gracias por venir a hacerme la vida más fácil. 
Sue

viernes, 15 de marzo de 2013

Loading...