martes, 6 de septiembre de 2011

"BERESHIT, EL ORIGEN..."



Si cierro los ojos e intento ser la protagonista de este libro maravilloso al que llegué por casualidad, confieso que no hubiera querido ser Yanira, sino Brían o German.
El verano ha sido tranquilo, apasionante y apasionado, relajado a la vez que lleno de actividad, sorprendente, corto, casual..
Inmersa en mi descanso, retomando antiguas lecturas, volví para terminar de perder los ojos en la primera parte de esta joya, "Bereshit, el origen".
Me llamó muchísimo la atención el título, fui rápidamente a buscar su significado y pude saber que detrás de esas letras, está el sentido de todo lo que se nos narra en esta fantástica novela: "...al principio".
Pues sí, al principio está esta muchacha tímida de pelo largo que me ha hecho saber que la ilusión y el talento pueden estar unidos en la misma persona, Iria Fariñas lo sabe, es mi mejor ejemplo para creer de nuevo en aquello que nos parece imposible.

En las páginas sale al encuentro una chica de quince años con capacidades especiales, con un don especial, así precisamente es como me imagino a la autora del personaje, que se empeña en saber la causa del mal que acecha a lo que mueve el universo, tiene fuerza, tiene mucha fuerza literaria.
La mente de Iria es prodigiosa, la tinta que sale de sus entrañas es curativa, sentir una pasión por lo algo, y una ilusión por todo, es vitamina para el alma de quienes creemos en la gente que cree. Esta chiquilla merece llegar a lo más alto, esta niña debería coger vuelo y regalarnos durante muchos años lo que lleva consigo, tantos, que me dé tiempo a compartir con mis nietos sus escritos. Mientras, aquellos que amamos las letras, se lo agradeceremos toda la vida.
Y no me resisto a coger un trocito del libro, copiarlo y pegarlo aquí, en este rincón, donde podáis leerlo y contagiaros de las ganas de vivir que lleva consigo esta grandísima escritora:

"Yanira no podía comprender cómo había podido vivir antes de conocerlo, porque ahora su vida giraba prácticamente en torno a él. ¿Cómo era posible que fuese tan perfecto?¿Cómo tenía esos ojos oscuros tan expresivos, ese aspecto descuidado y a la vez tan terriblemente atractivo, esa voz irresistible, arrulladora e insinuante al mismo tiempo?¿Cómo hacía para confortarla cada vez que la rodeaba con sus brazos? Él era su refugio. No, mucho más que eso: su vida..."

Todo esto y mucho más ha salido del alma de una joven de 15 años, para mí, desde el momento en el que la he conocido, la originalidad, la constancia, y la ilusión, tienen nombre de mujer, ese es IRIA FARIÑAS.
Un abrazo inmenso a quien puso su libro en mis manos.
Sue.
Loading...