martes, 19 de abril de 2011

"Mañana..."


Mañana no sé si estarás debajo de esa imagen o no podrá ser.
No sabemos si la lluvia dejará espacio a que, una vez más, como cada año, pongas tu esfuerzo para salir por las calles de nuestra Málaga, la misma que te vio nacer aquel Septiembre de no recuerdo cuándo.
Me viene a la cabeza la primera vez que te vi en Martes Santo, no hablabas, no cruzabas palabra con nadie mientras ibas debajo de los pies de la cruz, miraste, y esa sonrisa de medio lado que te sale cuando algo te gusta se te vio tímida.
Mañana mirarás al cielo, quizá yo miraré con más insistencia que tú, sabes de mi pasión por esta tradición, sabes que me gusta andar por las calles sin prisa, y que voy buscando todo lo que me huela a infancia feliz en primavera.
Mañana me buscarás en cada rincón, yo iré a tu encuentro, al tuyo y al Suyo, pero no sé dónde será esta vez, no sé en qué lugar giraré de repente y nuestras miradas se cruzarán.
Mañana mirarás todos los gestos, todas las caras y esquinas por las que pases, en una de ellas, en la que menos te esperas te esperaré yo, quizá donde nunca imaginaste.
Mañana será un día nuevo, será un día de tradición y recuerdo, miraré tu hombro cansado y una sensación hermosa recorrerá mi cuerpo, tu perfil bajo trono es de las imágenes más bonitas de la Semana Santa, de esta, de la que conozco desde que tengo uso de razón, de la que vivo y revivo cada año, ésta que nunca cambiaría por otra.
Mañana es Martes Santo, Martes de Cristo de la Agonía, y María Santísima de las Penas, con el manto cargado de flores, y con un olor que el que lo siente ya no lo olvida.
Mañana serás hombre de trono...si la lluvia no nos moja los sentidos.
Te esperaré.
Sue


lunes, 11 de abril de 2011

"Vuelta a casa..."


¿Por qué ahora y no en otro momento? No lo sé. Quizá porque es justo el instante necesario y preciso.
Cerré este blog por falta de tiempo, el tiempo sigue sin estirarse, pero intentaré acudir a mi rincón, vuestro también, cada vez que sienta que tengo algo que decir.
Hoy vuelvo con una foto de uno de los viajes más hermosos de mi vida, por la compañía y por el lugar.
Por encima del Círculo Polar Ártico anduvieron mis pies, y en el alma llevo todo lo vivido en esa semana.
Ni siquiera el frío pudo hacer que se congelara el corazón.
Bienvenidos de nuevo a esta casa.
Comenzamos, juntos, si queréis, otra etapa...
Un abrazo inmenso.
Sue
Loading...