sábado, 22 de enero de 2011

"Sí creo..."


Estoy completamente segura de que volveré a subir a lomos de Melocotón, y no tardaré demasiado. Hoy más que nunca mi convencimiento es pleno, absoluto, certero, no cabe en mi cabeza otra opción. No es la ley física, ni la orgánica, ni la química, la que me va a devolver la seguridad, es una mezcla de todas, con el ungüento más potente que existe: la capacidad de entender la emoción, más la necesidad de no perder la ilusión.
Esto es imposible sin las manos de una gran profesional del mundo de la medicina que me aporta confianza y paciencia,así, nada más hará falta para llegar al lomo de un caballo.
Gracias al eslabón, a la que sirvió de puente entre una necesidad y unas manos que sanan, no habrá tiempo suficiente para darte las gracias.
Sí creo, de manera fiel, creo, como ya os he dicho más arriba...más que nunca.
Un abrazo a todos.
Sue

lunes, 10 de enero de 2011

Loading...