lunes, 10 de enero de 2011

"Te echo tanto de menos..."

14 comentarios:

  1. Hola Querida Sue! preciosa imagen, que magia y cariño se desprende viendo esta foto. Espero que estes bien y pases tus mejores días.

    Feliz año 2011, desde mi casita te deseo que se cumplan todos aquellos sueños; que quieras que se hagan realidad.

    Un fuerte abrazo para ti.

    Saludosss
    CARLOS.A

    ResponderEliminar
  2. Hoy al ver tu hombro izquierdo me acordé de las largas tardes de verano en que elegías montar sobre su lomo. Y es que me he propuesto engancharte con sutileza a algún medio que te haga fortalecerlo para que puedas ser en eso la de antes...

    ResponderEliminar
  3. Sólo hay una manera de arreglarlo, y no quiero pasar por ella. Mientras, aguantaré con masajes y reparos de última hora. Echo de menos a esa yegua tanto como tú esas tardes de verano...
    Mi brazo perdió la fuerza, casi entera, mi corazón no.
    Volveré a lomos de ese caballo.
    Sue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola no me he leido lo que te paso pero te digo que te apoyo y que si puedes vuelvas a lomos de la yegua y si no puedes ve a verla...

      Eliminar
  4. vuelve, a lomos de esa hermosa yegua, pero vuelve!!

    ResponderEliminar
  5. Y ella seguro que te echa de menos a ti.
    Que nada te rinda.
    M

    ResponderEliminar
  6. Deseo que algún dia puedas volver a sentir el aire en la cara a sus lomos. Con la fuerza, empeño y fé que le pones a la vida estoy segura de que será pronto. Mira Mercedes con su rodilla... un besazo guapetonaaaaa

    AFRICA04

    ResponderEliminar
  7. Con todo el empeño que le pones a las cosas, con tus ganas de luchar, con tu espíritu incansable e infatigable, como te he dicho tantas y tantas veces, no me cabe la menor duda de que, antes de lo esperado, estarás en sus lomos, disfrutarás de la sensación de sentirla contigo otra vez. Sólo tienes que creerlo. Y tú puedes hacerlo.
    Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  8. La palabra rendirse no entra dentro del vocabulario de alguien que predica a diario con su inmensa fuerza de voluntad. Subirás en esa yegua, ¡subirás!, yo también lo sé. Puedes hacerlo y ¡lo lograrás!.

    No será igual que antes porque tampoco hoy es igual que ayer para nada, ni aún menos para nadie; lo esencial es que tú, a pesar de todo, mantienes esa voluntad de espíritu necesaria para subsanar la escasez de fuerzas de tu cuerpo.
    Día a día, con fe ciega, siendo tú misma… lleva a cabo sin dudas la lección que con tu actitud enseñas.

    Duele echar de menos a un ser querido y duele notar que sufre un ser querido, así que ¡no ceses en el empeño de volver a galopar sobre ese bello animal aunque tus pasos sean lentos!; porque, Querida Sue, si flaqueases en este intento piensa que jamás estarás sola para aceptar los retos y piensa que tan sólo significará que estás Viviendo.

    Merece la pena sonreír en vez de suspirar, tú eres el mejor ejemplo de ello, por lo tanto, ¡sigue sonriendo!.

    Te abrazo sin medida, como lo siento.
    Pepy

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Ay mi Sue!!
    Eres fuerte, como muy bien te han dicho en varios comentarios.

    En estos momentos, sólo me viene una cosa a la cabeza...
    Sigue nadando mi dulce Sue, ¡¡sigue nadando!!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Sue,lo conseguiras otra vez,se fuerte ,no se por que te digo ésto ,si fuerte ya lo eres,ella ,tu yegua tambien te echará de menos y el dia que os enconteis de nuevo,disfrutareis las dos de un largo paseo.Un beso muy fuerte.

    menchu_

    ResponderEliminar
  11. Hola, no nos conocemos, es mi primera intervención, pero si me permites déjame decirte que ánimo, que no decaigas, mira esa foto, veras como da corjae y fuerza para seguir.

    un saludo

    pd. perdón la intromisión

    ResponderEliminar
  12. Hola Trébol, no tengo nada que perdonar, este rincón es abierto y está abierto.
    Un saludo
    Sue

    ResponderEliminar
  13. http://www.youtube.com/watch?v=246cZb6P4dI

    Hoy la escuchaba y se me saltaban las lágrimas. Me venía a la cabeza el desgarro que deben sentir las personas que en Arriate, en la provincia de Málaga, querían a María Esther, la niña que hubiera querido seguir pasando desapercibida siendo una más entre sus vecinos. Desde aquí mi recuerdo, mi cercanía y mi cariño, para esta familia y las que sufren circunstancias similares...

    ResponderEliminar

Escribe lo que quieras...

Loading...