jueves, 29 de julio de 2010

"La fuerza del Hiyab..."


Llegué y no pude dejar de pensar en todo lo que había visto.

Adoro la música marroquí, la comida y el adorno, todo lo que lleva la impronta de esa cultura me apasiona, todo menos el pensamiento, ése me deja sin recursos y sin ganas de entender.

En mi viaje, en esta aventura, hubo algo que me asaltó por sorpresa, no contaba con sentir un pellizco en el corazón al cruzar algunas de sus calles y sentir que había retrocedido cien años en el tiempo, lo había intuido muchas veces, me lo había imaginado, pero no había sido testigo.

No tengo esa edad, no vi el siglo pasado, tan sólo un retal de su final pero, por las imágenes que llevo dentro, muchas cosas me dicen que las calles de otros países de antaño eran iguales que las de estas ciudades ahora.

Baldosas partidas y sin muestra de haber sido cepilladas nunca, manos mendigando a escondidas para no ser reprimidas, rostros detrás de pañuelos que no se plantean si quieren llevarlo o necesitan sentir el aire en sus cabellos, hombres detrás de los puestos del zoco llegando a un acuerdo sobre el precio que pagar por lo que ese día se ofreciera.

Mucha necesidad vi en sus calles, mucha pobreza en sus plazas, casi nada de luz en las ventanas, y muy poca esperanza al cambio.

La foto que ilustra este post está hecha en una Mezquita, lugar donde es obligatorio llevar el Hiyab. Quise ponerme en la piel de las mujeres islámicas, cubrí mi cabeza como lo hacen ellas, pero nunca podré ponerme en sus lugares. Por mucho que quisiera acercarme a lo que sienten no podría vivirlo como ellas lo viven, es curioso pero no se plantean una vida de otra manera. Tan sólo algún resquicio de nuevas generaciones reaccionan ante sus normas, y hacen lo indecible por saltárselas, pero no son muchas, la mayoría asiente y consiente. Me lo imagino como aquél tiempo que vivieron mis abuelos en el que unos pocos empezaban a pensar de manera diferente y se atrevieron a dar el salto que fue cambiando poco a poco nuestro país, pero mientras, el resto, callaba y no podía decir más.

Hoy más que nunca doy gracias a los que pelearon porque la democracia fuera algo en lo que pensar y no con lo que soñar, doy gracias por poder decidir dónde y cómo quiero vivir, doy gracias por la fe, esta que me sostiene pero que no me impone un culto por obligación.

Hoy más que nunca pienso en qué tendría que pasar para que este pueblo que tanto me gusta diera un paso hacia adelante y empezara a ser libre.

Hoy me planteo qué harán para conseguir la libertad, sinceramente: no encuentro respuesta.
Quizá todavía sea pronto, quizás el Hiyab tira por sí solo y todavía tiene demasiada fuerza, quizá, no lo sé.

Un abrazo

Sue

24 comentarios:

  1. ...la fuerza se conjuga con tu nombre, el resto son paréntesis cargados de letras y nacidos como excusas para llegar a ti.... Este dolor sobre las costillas no es que me falte el aire, es que ya te has quedado a vivir aquí, donde nacen los 21 gramos.

    Mi Little, yes ai lof yu!!

    ResponderEliminar
  2. ...donde nacen los 21 gramos.
    A tu vera, a vuestra vera.
    Ai lof yu tu!!!
    Sue

    ResponderEliminar
  3. Hola mi querida SUE.

    Mira, te voy a poner unas palabras de un libro que estoy leyendo ahora: el éxito en la vida no se mide por los objetos o el dinero, sino por el cúmulo de dicha que uno siente.

    La base de la vida es la libertad y el resultado de la vida es la expansión, pero el propósito de
    Tu vida es la dicha.

    Ufff no sé si me comprenderás, quería compartir esto con alguien, es sacado de un libro que una bolera a quien tengo un cariño enorme, me ha pasado por internet.

    No te imaginas lo que me está haciendo sentir este libro.
    Además, esta tarde me ha pasado algo muy agradable en el trabajo, algo que me hace ver lo que siempre digo: la gente es maravillosa!

    Quitando el incidente que me pasó en el bolo y que me hizo llorar mucho (lo he llegado a aceptar y créeme que no guardo rencor, al contrario, es parte de lo que en la vida me ha tocado vivir, las cosas no pasan por que si…), estoy teniendo unas sensaciones muy fuertes y siento que mi corazón se llena cada vez más y más de paz.

    Sue, hemos de aceptar las cosas que no entendemos, acepta esa forma de pensar que nos cuesta tanto que puedan existir, no podemos luchar con las cosas que Dios ha querido que así sean, no entendemos los por qué pero si él lo quiere… algún día puede que lo entendamos y lo veamos diferente a como lo vemos ahora, de momento, no nos queda otra que aceptar que haya gente que tenga unas ideas tan retrogradas.

    No me da tiempo a leerte del todo, pero te leeré mañana.

    Que te quiero un montón querida SUE.

    PINOCHITO, que te he visto por ahí, ay, eres todo ternura...

    ResponderEliminar
  4. Ah, la de antes soy yo, Menta, joe, me ha vuelto a pasar, jeje:

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga:

    Como bien dices una cosa es verla en la tele, contada o escuchada, pero cuando lo ves en directo, como lo has hecho tu, has debido sentir un poco de impotencia. Pienso que con esas culturas tan arraigadas, va a ser muy difcil o va a tener que pasar muco tiempo antes de que cambien.

    Esto a lo mejor te parece una tonteria, pero yo desde pequeña cuando voy a misa, soy incapaz de cruzar las piernas. He cambiado mucho sobre cosas de mi religión, como por ejemplo no me confieso con un cura, porque creo que no he hecho algo tan malo como para ser castigada rezando X Padrenuestros que te imponen.

    Pero por ejemplo y en cuanto a lo de las piernas, no se que me pasa, pero soy incapaz de cruzalas, por eso te digo que el camnio del pañuelo y demás no se si lo verán mis ojos.

    ¡Anda que no viajas tu ni na! que envidia.

    Un beso de chocolate helado.

    ResponderEliminar
  6. Sue,esa manera de vivir,creo que no la va ha cambiar nadie,son asi ,y así lo sienten,y es que ellos no quieren ,por que los que si quieen cambian ,yo veo aqui donde vivo ,muchas chicas sin pañuelo y en canbio veo niñas que ya lo llevan ,son ellas la que tienen que querer.
    Un beso muy fuerte.

    menchu_

    ResponderEliminar
  7. La cruel realidad,hablo de lo q te he leido,nunca he pisado esas tierras,pero la crueldad de sus calles,lo amargo de esas gentes,con seguridad nuestros abuelos lo vivieron,y es horrible pensar q en los tiempos q corren esten enterrados en vida,q algunos no quieran ver mas de lo q ven y lo peor esq arrastran a los q si quieren ver,no me duelo el q no quiera mas pero si y mucho el q esta condenado a vivir asi sin querer,eso si q es cruel.
    Gracias por darnos un pedacito de tu viaje,me lo guardo.

    canela

    ResponderEliminar
  8. Me gusta que este blog sea lugar donde Menta y Ohsole acuden para hablarse y verse, me gusta.
    Canela, Menchu, Geli...no quiero ser intransigente y deseo aceptar cada cultura como es, pero hay cosas que son tan contrarias a mí que me cuesta pensar que alguien las esté sufriendo.
    Un abrazo a las tres.
    Sue

    ResponderEliminar
  9. Y no te sentiste un poco prisionera al ponerte ese pañuelo?
    Creo que esas mujeres, ya desde el vientre de su madre nacen con la condicion de consentir el que se las humille de esa manera. Muy dificil veo que algún día se decidan a luchar por su libertad.

    Un besito linda niña.

    ResponderEliminar
  10. Querida mia, amiga desde hace muchos años, mas allá de todos los tiempos...¿donde nos conocimos?..Aquí o allí siempre estás en mi corazón, ¡siempre! recuérdalo.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapísima, aquí vengo a darte un abrazo.
    Ha surgido un imprevisto en el trabajo y al final no me iré de vacas hasta mañana...
    Me iré al pueblo y después unos días por ahí con una amiga, uffff que ganitas tengo de pillar esas vacaciones que se resisten en llegar, joé.

    Mi querida SUE, vengo a darte un abrazo y darte con ello, fuerzas. Estoy contigo…

    Yo también trato cada día de aprender a dar sin pensar en recibir, es lo mejor, no te llevas sorpresas, das lo que tienes que dar y luego que sea lo que Dios diga…

    Me asombra el bolo, tiene para un gran estudio sociológico, se podría sacar mucho de él, de hecho, yo estoy aprendiendo mucho. Si quieres, te puede ayudar a crecer.
    Cada día tengo mas claro que las cosas no pasan por pasar.
    Y sobre todo, que en nuestros corazones hay un gran potencial de amor, para nosotros mismos y para los demás.
    Prefiero quedarme con este sentir que hace que me sienta bien…
    Sigue viviendo, SUE, sigue sintiendo como sientes para que esas células se despierten de su letargo y cooperen contigo.
    Ay, mí querida niña! Pero que grande que eres!!!

    Muchos, muchos besos.

    Menta.

    ResponderEliminar
  12. Acabo de leerte mi dulce Sue. Ineviablemente, se me ha formado un nudo en la garganta que aún sigue ahí. Estoy contigo, comprendo lo que debiste sentir al pisar esas calles, al ver a esas mujeres... Ojalá eso pudiese cambiar algún día, ¡ojalá!
    Un abrazote bien apretao.

    ResponderEliminar
  13. ¡Vamos Susi!. Arriba, levanta el vuelo, que tú eres una luchadora incansable. Coge este toro por los cuernos y haz que entre al trapo...

    ResponderEliminar
  14. Pocas personas me llaman Susi...las tengo casi contadas.
    El toro está cogido, ahora sólo falta una buena faena.
    Un abrazo, seas quien seas...
    Sue

    ResponderEliminar
  15. Creo que tu ya has hecho varias corridas y siempre has salido por la puerta grande, ¿acaso crees que ahora no va a ser asi?

    Anda y anda, coje aire, ponte la montera y si necesitas ayuda saldrán los picadores y banderilleros para suavizar a ese toro que ahora te vuelve a tocar lidiar.

    Un beso de chocolate helado.

    Geli.

    ResponderEliminar
  16. Hola Sue! :)

    El otro día estaba en la playa con los amigos y llegaron un grupo de mujeres con sus Hiyabs, como vinieron solas (sin hombres) pensé que se lo quitarían y disfrutarian de la libertad que da el agua del mar rozando cada milímetro de la piel. Para mi asombro, se quitaron los zapatos que llevaban y se metieron hasta las rodillas (con ropa). Tuve ese sentimiento de "flashback" que dices, pensaba que estaba en el siglo pasado cuando que una mujer se "desnudara" para bañarse estaba moralmente prohibido.

    Pienso como tú, pictóricamente, la cultura islámica es realmente interesante y bonita, pero su pensamiento... yo al menos, no lo comparto en absoluto.

    Un besazo muy fuerte,
    héctor

    Un beso muy fuerte guapa.
    héctor

    ResponderEliminar
  17. Hola cielo, he estado un poco apartada de todo este mundo pero no me he pñvidado de ti.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué largos se nos van a hacer a Ciro y a mí estos días!. Te estamos esperando así que no tardes preciosa. Ya sólo quedan 15...

    ResponderEliminar
  19. Hoy hace terral en nuestra querida ciudad, ese viento cálido por el que hace unos días nos preguntaban. Rozar los 40º C no es ninguna bendición, te lo puedo asegurar Susi...

    ResponderEliminar
  20. Que maravilloso viaje nos relatas Sue,
    que hermosa te ves en la foto...desprendes tanta luz...

    Cuanto te extraño por mis letras linda...

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  21. Padrinos os echamos de menos.
    Tenemos ganas de veros ya!!

    Un fuerte abrazo y besos.

    ResponderEliminar
  22. Anda!!!!!!, escribe mi ahijada y la ahijada de un anónimo que ronda por aquí.
    En esta semana os vemos, ya falta poco, también yo os echo de menos.
    Mil besos a mis niñas.
    Sue

    ResponderEliminar
  23. Hola Sue te escrito en el bolo pero me ha pasado lo mismo q con Leo te mando un beso pq si,sin mas y desde aqui decirle a Ohsole,q se q vuela por este lindo lugar q la espero q estare atenta,se q tu entrada esta cerca.

    ResponderEliminar
  24. ¿Me parece a mi que ahora tienes mas tiempo? pues si es asi ya va siendo hora de que actualices el blog y hagas una de tus bonitas entradas.

    Espero que estes bien "dento de", y como he dicho en un blog, que ahora no me acuerdo, esto es para todas nosotras como un "Diario", asi que ya estas escribiendo como te encuentras ¿oido cocina? jajajajaja.

    Un beso de chocolate.

    Geli.

    ResponderEliminar

Escribe lo que quieras...

Loading...