lunes, 15 de junio de 2009

"Je ne regrette rien..."


Fui tan feliz por las calles de París…
Recorrí tantos rincones y se hizo tan especial esta ciudad, que si ahora mismo me dejaran volar y en diez minutos pudiera estar donde deseara, quisiera tener los pies puestos en la plaza de los pintores del barrio de Monmartre.
La vida nos regala muchas oportunidades de saborearla minuto a minuto y traernos en el recuerdo, imágenes que nos alimenten, durante mucho tiempo, esa sensación de placer inmediato que se siente cuando te viene a la cabeza algo que gusta mucho. Es una mezcla entre deseos de repetir y no querer hacerlo por si el momento nuevo dañara en lo más mínimo al anterior, por eso, hay veces que no quiero volver a sitios y revivir días que para entonces fueron maravillosos, ya que temo poder estropear la magia vivida. No es así como quiero caminar, no. Por mucho bien que haya recibido de algo, si tengo la oportunidad de retomarlo de nuevo y jugar con el riesgo de sentirlo de forma distinta: iré. Quiero hacerlo, y quiero porque todo es una nueva oportunidad. Las cosas vividas al día son nuevas oportunidades, y nunca son lo mismo, de todo se puede saborear algo nuevo. Así, aprendo a guardar lo mejor de cada cosa, y si lo que vivo ya ha sido vivido antes, pues nunca quedarme con lo que fue un cambio para mal, sino lo que me brinda el sentir la oportunidad como arma.
Je ne regrette rien…no, no me arrepiento de nada, no quiero, no quiero vivir con la culpa del pasado sobre mi cabeza, no es sano, no me deja ser libre. Asumir es una palabra compleja, pero posible. Ese es el título de esta canción, de una de las mujeres más apasionantes de la cultura francesa. Un alma arriesgada y valiente, con coraje y con fuerza que desafió a los planes de la vida, arremetió contra ellos e hizo de su voz una tabla de salvación para su corazón. Al final de sus días aseguró que no se arrepentía de nada, que todo estaba bien hecho, lo bueno, lo malo, todo pagado y cumplido.
De la mano de la culpa, muchas veces, viene el miedo y con el miedo la sensación de no ser capaces de movernos del sitio donde estamos. El miedo es algo que nos deja quietos sin poder ser nosotros mismos, se aprende, se hereda, se hace grande, se multiplica…pero también se puede frenar. Nacemos con el poder innato de no temer a nada, o a casi nada, el miedo es algo que vamos metiendo en nuestro cuerpo según van llegando los estímulos de fuera. Qué pena que no podamos ser más libres. Leí una vez que la culpa era de los peores sentimientos porque nos dejaba anclados en el presente por algo que ya pasó, esa sensación es horrible, y también nos quita libertad. Y es curioso porque a veces nos nacen las ganas de no querernos liberar de algo aunque estemos presos, porque la costumbre o el no saber vivir de otra forma nos hace permanecer quietos. No quiero vivir así, quiero soltar el lazo y romperlo para siempre.
Hoy, quieta ante los misterios de esta vida, si pienso en cómo no me quiero sentir me contesto a mí misma que no quiero pasar por vivir con falta de libertad. No quiero para mí estas sensaciones, quiero desterrarlas a donde no llegue ni mi recuerdo, ni mis sentimientos, ni mi fe. Hoy las condeno a vivir en el olvido, y si vuelven en algún momento, que sea sólo para aprender de la parte que toque, pero nunca para poner raíces en el lugar de donde yo las arranqué.
¿Qué hacer para no temer tanto que mis pies se queden fijos sin moverse?: INTENTARLO AUNQUE ME TIEMBLEN HASTA LAS PESTAÑAS, aunque sude en el intento, aunque pierda horas de sueño por el camino, es cuestión de tiempo. Con el tiempo llega el cuerpo a relajarse, tanto, que ya no te importa qué es lo que te rodea, y a la cabeza no llegan imágenes negativas de lo que hay al lado, sino algo completamente inofensivo, como en la maravillosa foto que encabeza este post.
Para eso he de empezar a poner de mi parte…y creo que lo he conseguido.
"Car ma vie, car me joies, aujour`hui…CA COMMENCE AVEC TOI."
¿Podré algún día montar en moto de nuevo?...quién sabe.
Sue

38 comentarios:

  1. Que placer produce siempre entrar en éste, tu pequeño rincón.
    No te canses nunca de regalarnos esas letras que tanto llenan el alma,no te canses nunca de ser tú,¨´unica e irrepetible Sue.
    Que bueno chocar en este universo con personas tan especiales y que formen parte de tu recuerdo.
    Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Podrás hacer todo lo que te propongas, querida Sue...estoy convencida de ello.
    Sigue andando y no temas perder sensaciones ya vividas, porque esas no se pierden, siempre quedan ahí, en nuestros corazones...quién sabe alomejor cuando vuelvas a Paris te vienes con una felicidad mucho más grande que la que tuviste estando allí...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Pues yo estoy deseando volver a París. Estuve un día, solo un día... Y me supo a muy poco aunque me dio tiempo a ver la Torre Eiffel, Notre-Dame, el Arco del Triunfo y hasta entré en el Louvre a ver la Mona Lisa...Pasamos 5 días en Disneyland y no podía dejar pasar la oportunidad de ir a la ciudad.

    Natalia.

    ResponderEliminar
  4. Me he caido mil veces, me he levantado otras mil. Me he roto la boca por el camino, me la han roto literalmente. He vivido momentos de terror incontrolado en los que no era capaz de articular una palabra para expresar lo que sentía, entre otras cosas por si no era lo correcto, lo que se esperaba de mi. Pude caer en la más absoluta desidia, hasta me empezaba a acomodar en esa sinrazón, pero me vino el chispazo de cordura, y a pesar del miedo, a pesar de la incertidumbre, di un pequeño pasito, después otro y otro...Descubrí que la vida no te lo pone fácil, pero que tampoco te lo pone imposible. Has de abandonar el miedo y caminar, porque más allá hay cosas muy malas, pero también cosas muy buenas y jamás debes quedarte con la incógnita : et maintenant, que vais je faire de tout ce temps que sera ma vie.....no te quedes con la duda pequeña, y si en algún momento necesitas una mano amiga para levantarte, no dudes en pedirla, aquí tienes la mia, llena de callos y de cicatrices, pero tersa y fuerte.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y yo decir me voy y no mirar atras?.Tú eres muy valiente, no dudo nada de tí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Querida Litte Sue:
    Siempre nos quedará Paris, o Londres o Nueva York o Cuba o Málaga.

    Pero siempre hay un mañana. Dicen que se debe vivir siempre pensando en el hoy. Que se debe recordar el pasado lo justito y pensar en el futuro lo inevitable...yo no puedo.

    Sueño con muchos mañanas y recuerdo a menudo mi pasado.

    La vida te ha enseñado a vivir el presente intensamente, a mi a veces.

    No dudo que cualquier cosa que te propones la lograrás, y si quieres recordar Paris te irás allí antes de pasarte una tarde recordándolo en tu casa.

    Besos bella.
    Cata

    ResponderEliminar
  7. Ah, estuve en París, pero prefiero Londres.

    Muak

    ResponderEliminar
  8. Hola Querida Sue.

    Que hermoso es leerte amiga,,, cada palabra, cada letra, cada frase,,,
    es un placer el entrar a verte...

    Siempre he querido ir a París,
    ¿Cúando? no lo se. Espero que pronto porque estoy enamorado de esa ciudad.

    un beso enorme y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  9. Por muy duro que sea siempre para adelante,siempre, y sé de lo que hablo.
    Un beso desde el corazon

    ResponderEliminar
  10. Querida Sue:
    Paris... Me encantaría poder ir alguna vez. Lo haré, seguro que lo haré...
    No sabes la paz que me da sólo el hecho de entrar en tu casa. Cada una de tus frases, cada una de tus palabras es un bálsamo para mí. Leerte me hace sentir bien. Hace que me de cuenta de tantas y tantas cosas en las que habitualmente no reparo. Consigues sacar lo mejor de mí, consigues que todo lo vea más claro.
    Millones de gracias Sue por estos regalos en forma de posts. Gracias por Ser y Estar!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Creo firmemente que llegará el día en que puedas hacer todo aquello que ahora...¿Estás aplazando? Si, creo que debo decirlo así tienes toda una vida por delante.
    voy a intentar ser muy breve contandote algo.
    Me pasé los últmos seis años de la vida de Silvia (mi hija)de los 13 a los 19 que se fué, de clínica en clínica a sabiendas desde el primer instante que no había solución. El miedo era tan inmenso que de tanto que sentía y de tanto intentar ocultarselo a Silvia dejó de existir pero todos los días hacíamos planes. Y sabes lo más terrible de aquellos años,lo más terrible fué, unos mese antes de que se fuese y salió de la boca de Silvia que me dijo asi.Sabes una cosa ama,lo que mas rabía me da es que siempre quisiste ser una abuela joven y precisamente eso no va apoder ser y todo por mi culpa que me voy irremediablemente.Yo intenté reirme y le dije sin que se me notara la pena que me ahogaba.Eso es lo de menos tengo una hija que es única y eso no lo puede decir cualquiera.
    Pasaron tres meses y ella se fué.A los dos años fuí madre de nuevo y tambien se fué pero tenía 14 meses.
    Ahora sé que probablemente podría haber sido abuela sino hubiese querido tener solamente un hijo por aquello de que " a uno todo a dos se reparte y a tres...Dios dirá".En su día podía haber tenido dos hijos seguidos pero opté por no tenerlos y eso fué opción mia.
    Por ello si tu te propones algo sé que lo podrás conseguir solo tienes que luchar y no renunciar a nada de lo que te brinda la vida.
    Con todo mi cariño...
    Alazne

    ResponderEliminar
  12. Un día al volver la voz hallarás mi rostro...ternura!!

    ResponderEliminar
  13. Que linda sensación me dá el leerte! gracias por el grato momento!un abrazo!y opino como isius puede hacer lo que te propongas!

    ResponderEliminar
  14. Intentaré también, romper lazos y mirar hacia adelante contigo y el "pasado pisado" aunque nunca olvidado.

    Me encantaría visitar Paris,entra en nuestros proximos planes.
    El destino principal Disneyland,ya sabes por los pekes.

    Sue, te mando un abrazo enorme desde la ptra punta del mapa,besitos May.

    ResponderEliminar
  15. por fin! Joder, que si no es en este formato no puedo comentar!

    Decía yoooooooooooo, que si, que hay que mirar hacia adelante! Y si es posible, con una sonrisa. A veces difícil, pero posible.
    Así que gracias. Gracias, gracias y más gracias.
    Y ya sabes por qué!

    ResponderEliminar
  16. Hola Sue mi "niña violet", ya sabes quién soy,ahora con tu rincón me sobrecoges todavía más con tu sentimientos.

    Eres tan dulce.

    ResponderEliminar
  17. París trae a mi mente recuerdos bellos. Yo también me imagino a veces en la Plaza de los Pintores de Monmartre o sentada en las escaleras del Sacre Coeur mirando desde arriba esa ciudad maravillosa donde he paseado sin gorra mi alegría y mi amor.
    Subir de nuevo al Arco del Triunfo o ver desde la ventana de la habitación las luces de la Torre Eiffel.
    Pasear en barco por el Senna y dejar mis ojos fijos en sus puentes...
    Lo hago muchas veces en mi imaginación. Supongo q me pasa como a ti. Si volviera pronto, buscaría la forma de no pisar lo pisado. De descubrir adoquines nuevos.
    Yo he arrancado raíces muchac veces. No te preocupes, crecen de nuevo y con más fuerza.
    Je ne regrette rien, non plus! Aujord'hui c'est aujord'hui!
    Regarde plus loin!

    ResponderEliminar
  18. Gracias por escribirme,no te imaginas la ilusión que me hizo.Ven siempre que quieras...
    (me gustó muchísimo la plaza de los pintores de Monmartre).Entiendo perfectamente lo que sientes.
    Gracias.
    Jacquie.

    ResponderEliminar
  19. “Asumir es una palabra compleja, pero posible.” Tomo esta frase como si la hubieras escrito para mí.

    Hablas del miedo, de ese impulso que nos deja inmovilizados o que nos invita a dar un paso hacia atrás. Cuesta mucho vencer los miedos, cuesta mucho ser capaz de enfrentarse a ellos, cuesta mucho desterrarlos de inmediato… Pero ¿sabes?, también es posible.

    ¡Paris!, la ciudad de la luz que me espera desde que tengo uso de razón. De ella conservo una muñequita que me trajo una amiga de mi familia cuando nací, o souvenirs de otras personas que la han pisado y se acordaron de mí, o fotografías de quienes la han visitado y me muestran sus sonrisas en los labios… Pero si cierro los ojos y sueño, ¡creo que sería capaz de pasear por sus calles sin perderme!.

    “Con el tiempo llega el cuerpo a relajarse…”, el mío ya comienza a despertarse cada mañana más sereno; la mochila que llevo a las espaldas parece que se va aligerando de peso, tan sólo debo de dar cada día un pasito más adelante y no dejar nunca los buenos propósitos a un lado. Tengo una buena referencia de la que aprender, sobre todo ¡a vivir!.

    Un abrazo

    Velvetina

    ResponderEliminar
  20. Seguro que vuelves a montar... Y si no, pues en sidecar, que vale, que ya sé que no es lo mismo... Pero es una alternativa ¿no?

    Un besazo guapa y sigue luchando y mirando hacia adelante... je ne regrette rien aussi :)

    Besitos

    ResponderEliminar
  21. ¿Puedo pedirte en matrimonio?, me vuelves completamente loco.

    ResponderEliminar
  22. Espero que en la vida todo te vaya bien porque se nota y aprecia que eres una buena persona. Un beso y sigue adelante, no decaigas

    ResponderEliminar
  23. Hola Sue.

    Espero que si, que un dia logres perder el miedo a las motos. Yo me ofrezco para ayudarte, sólo tienes que agarrarte, confiar ciegamente (es indispensable) y dejarte llevar. Prometo ser buena y no levantar rueda...

    Bss futura motera.

    ResponderEliminar
  24. Mi querida Sue...he pasado a visitarte y a desearte que seas muy feliz...
    Besos
    P.D.: me gustaría leerte, a ver si te animas...

    ResponderEliminar
  25. Hola Sue, me encanta Madonna, la Milá también. Cada una en su terreno, pero las dos me encantan, ¿será el rubio? jeje

    ¿Te importa que te ponga en mi lista de blogs a seguir?

    Un besito

    ResponderEliminar
  26. Querida Sue:
    Vengo para darte un fuerte abrazo, espero que lo recibas con la misma intensidad con la que te lo mando.
    Espero y deseo que todo esté bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Actualizas o no actualizas????
    Anda, sí,venga...

    ResponderEliminar
  28. Gracias niña,siempre te leo, y no sé qué decirte,me dejas sin palabras...sabes? ya no tomo paroxetina,que alegria que tengo,me tenia como hipnotizada la pastillita esa,14 meses nada menos...un besazo linda, que tal tu mami?

    ResponderEliminar
  29. Siempre es un placer leerte!un enorme beso!

    ResponderEliminar
  30. Je veux dire que tu me manques

    ResponderEliminar
  31. Quiero decirte tantas cosas que necesito más tiempo, más calma, esta noche cuando vuelva de cenar, o mañana a primera hora. Leí tu escrito cuando lo publicaste pero no lo recordaba tan profundo. Tenía en mente otra respuesta, pero ahora, en el momento actual, cada una de tus frases me pide otro comentario. Prefiero que no publiques nada nuevo aún, prefiero que me esperes...

    ResponderEliminar
  32. “París es siempre una buena idea”. Lo dice Sabrina, protagonista de la película que lleva su nombre. Dice también que en ella se encontró a sí misma, y esto tiene mucho que ver con lo que cuentas. Para encontrarse, uno tiene que arriesgar, salir a la caza de aquello que nos paraliza para poder ponerle freno. Sólo así podemos cumplir con nuestra obligación, la de buscar aquello que nos hace felices, a nosotros y a los que nos rodean. Porque sólo así podemos encontrar paz, relajarnos y disfrutar atentos de las nuevas oportunidades que la vida nos regala cada día.

    Y lo que son las cosas, a mí, que nunca he estado en París, que intento hacer de esta filosofía mi estilo de vida, no me apetece visitarla, conocerla. Y es que la ignorancia es muy atrevida. La imagino como una más de nuestras ciudades, eso sí, mucho más grande, mucho más rica en todo, en detalles especialmente, hasta en densidad de población, y de esto sí que rehúyo. Aún así supongo que iré algún día. Me apetece hoy algo más exótico, culturas diametralmente opuestas a la nuestra, de ahí que me sienta atraído por la propuesta que hace La Mutua de los Ingenieros en https://www.mutua-enginyers.com/ca/particulars/menu/mutravel/exclusius_enginyers_mutualistes, aunque se escape de mi bolsillo.

    No necesito vacaciones, viajes, estando a tu lado no, porque en ti encuentro mi descanso y mi alegría, mis ilusiones, mis ganas de aprender y mejorar, mis ganas de construir el futuro. Y no, yo que te conozco casi tanto como me conozco a mí, no te voy a pedir que te cases conmigo, hoy no. Esperaré a que termines el proceso que has iniciado, nada que ver con la salud, esperaré a que termines de quitarte la armadura que te protege, la que te hace sentir segura, esperaré a que me sientas tuyo por completo, a que me cojas de la mano con la firmeza con la que yo intento cogerte. En ese momento, si nuestro país ha resuelto su economía, si tengo un trabajo desde el que pueda aportar sin recolgarme, será...

    ResponderEliminar
  33. Cómo me gustaría que alguien se dirigiera a mí con esas palabras, las del anónimo último.

    Siempre he querido ser Sabrina y siempre he esperado que ese tipo o tío duro acabe viniéndose conmigo a París después de quitarse él la coraza que le protegía.

    "Para encontrarse, uno tiene que arriesgar, salir a la caza de aquello que nos paraliza para poder ponerle freno. Sólo así podemos cumplir con nuestra obligación, la de buscar aquello que nos hace felices, a nosotros y a los que nos rodean. Porque sólo así podemos encontrar paz, relajarnos y disfrutar atentos de las nuevas oportunidades que la vida nos regala cada día."

    Yo he arriesgado y todavía no he encontrado.

    ResponderEliminar
  34. Sue no sé si llegarás a leer esto, te deseo mucha fuerza para afrontar lo que tienes por delante.

    Me ha gustado que dijeras en el bolo que te recordaba a tu querido amigo Senador, quizás sea que después de leeros tanto y con tanto agrado me haya dejado influir y sin yo quererlo le esté imitando. Pero no, lo vuestro fue muy especial. No obstante has hecho que por un instante asomara el sol y fuera menos densa la nube negra.

    Sue, gracias. Te llevo en mi corazón y en mi pensamiento. Si me necesitas aquí estoy. No dejo de entrar para ver si escribes.

    ResponderEliminar

Escribe lo que quieras...

Loading...