sábado, 16 de mayo de 2009

"La unión hace la fuerza."


Tantas veces escuché esa frase…
Es ahora, en este momento de mi vida, en el que me paro a mirar hacia atrás, sólo un poco, no demasiado porque nunca me gustó mirar hacia atrás, cuando veo la de veces que pude sentir que esa frase cobra todo su sentido.
Caminar sola fue bueno en miles de ocasiones, en muchos momentos en los que necesité del silencio o de la ausencia de ruido, que nunca fue lo mismo para mí.
Caminar en soledad, elegida o impuesta, me trajo una forma nueva de coger fuerzas para seguir en la vida. Caminar sola me hizo aprender mucho de mí, de mis errores, de mis defectos, también de mis aciertos, pero confieso que no es el estado que prefiero.
Es ahora, cuando hago balance de lo que viví, cuando me doy cuenta de que los mejores años de lo que he pasado, y los que, espero, me queden por recorrer, fueron en compañía.
Unas veces la compañía de los que me vieron nacer, que jamás han dejado de mirar por dónde iban mis pasos aunque me empeñara en caminarlos por donde elegí, otras veces en compañía de mis compañeros, esos que se juegan el tipo más de una vez para que las personas que están a nuestro alrededor tengan una vida lo más llevadera posible, otras de la mano de amigos, amigos de los de verdad, de los que una vez que llegan a respirar los minutos de mis días jamás retrocedieron a dejarme atrás. Otras con el corazón puesto en ese amor que aparece y asoma como lo imprevisto y sin motivo, y en épocas como la de hoy, en las que se combinan todos los elementos perfectos para saber que de un lado y de otro siento que hay una unión que aumenta y empuja mis fuerzas. ¿Hacia dónde?, a vivir, simplemente a eso, a vivir y vivir con alegría.
No puedo negar que por mi forma de ser, la soledad elegida reconforta muchos momentos necesarios para mí, pero tampoco negaré que el aire que respiro me llena mucho más, muchísimo más si siento que hay alguien a mi lado. Unos con más ímpetu, otros con el poder de lo innato, otras con el amor incondicional de haberme llevado en sus entrañas, y otros en la sombra, en la parte de atrás, esa que nunca se ve pero que siempre se sabe que está. A ese alguien decirle que de un paso adelante, que se atreva a ponerse en la fila conmigo, al mismo ras, en la misma línea y no retroceda por miedo o por falta de coraje.
Reconozco que muchas veces no me dejo, no me dejo improvisar por otro. A mí que me encanta improvisar en la vida, pero cuando vienen a improvisar conmigo me asusto. `
Pero es hoy, que me paro, siento y saco de las entrañas que no hay verdad más sublime que la de sentir que la unión hace la fuerza, y que esa fuerza nos empuja hasta lugares que nunca pensamos ni siquiera rozar, y hasta se dibuja una imagen bellísima como la que encabeza hoy este post.
Quiero intentarlo, quiero dejarme en manos del empuje, espero no haber llegado tarde, espero no tener que mirar hacia los lados y sentir que aquella persona se cansó de esperar…
Sue

47 comentarios:

  1. Maite zaitut laztana!!

    El pegamento halló en ti su formulación.

    ¿Sabes SUE? Las manos se me extienden al leerte, como si pretendieran llegar a ti.

    (Te Abrazo...TOUJOURS)

    ResponderEliminar
  2. Que bonita foto la que has puesto.Yo creo que la soledad te ayuda a valorar lo importante que es la compañía...

    Eres la cosa más linda que existe en este mundo bloguero.

    Y como Pinocho, yo también quiero abrazarte, me pongo a la cola :)

    ResponderEliminar
  3. No se cansará de esperar, podrás andar a su lado, porque alguien como tú es imposible que nunca esté sola.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Cuando alguien merece la pena esperas con una paciencia infinita. No dudes que esa persona ha esperado, espera, y seguirá esperando por ti.
    Un beso, y que el camino sea largo y sorprendente.

    ResponderEliminar
  5. Te quiero
    Tus manos son mi caricia
    mis acordes cotidianos
    te quiero porque tus manos
    trabajan por la justicia
    si te quiero es porque sos
    mi amor mi cómplice y todo
    y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos...

    BenedettiPor qué no te acercas y se lo dices directamente. A lo mejor sería bueno que tu dieras ese paso hacia él. Digo, no sé...tu verás.

    ResponderEliminar
  6. Jamía, pero ¿cómo alguien se va a cansar de esperar? Pero si eres un rayo de luz y de vida por el que muchos matarían por tener a dos metros.

    Eres tan especial, tan verdadera y tan única, que nadie se cansaría de esperarte. Da un paso al frente, ponte tu a su lado en la fila, improvisa (y deja que te descoloquen9, grítalo, comete locuras y lucha por lo que quieres.

    Si es que, si no estuvieras en el mundo, habría que dar pa atrás e inventarte de nuevo.

    Besos mil.
    Cata (Leticista y Leonorista)

    ResponderEliminar
  7. Siempre se puede comenzar una historia, siempre hay personas en la sombra esperando por la luz, no temas el paso del tiempo, siempre será posible mirar el sol desde un punto distinto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pero como se va a cansar de esperarte, si eres lo más grande que parió madre, sabes que nunca caminas sola, que siempre tienes alguien a tu lado dandote la mano aunque sea en la distancia, haces muy bien en no mirar atras ni para coger impulso. Cuidate mucho.

    Un abrazo desde mi corazón

    ResponderEliminar
  9. Alguien que caminó contigo te manda su fuerza desde un rincón escondido...

    Caminamos y caminamos...y tanta era la unión que se confundían las huellas.

    Nunca olvidaré el camino andado y ojalá se vuelvan a cruzar siempre nuestros caminos..."para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría llegue a plenitud"

    ¡Adelante con la vida! Ánimo, ánimo...

    ResponderEliminar
  10. Es verdad. Es un frase que escuchamos desde niños.
    Qué foto más tierna. Me hace llorar. Ellos tienen mucho porque tienen poco.
    Verili

    ResponderEliminar
  11. Niña, si te sirve de consuelo,ya somos dos,pero la que espera soy yo...
    Un besito

    ResponderEliminar
  12. El caballero te deja un beso en la almohada.

    ResponderEliminar
  13. Sue, ¡¡¡Inprovisa!!!! ¡¡¡no temas!!! avanza sin miedo.

    Aunque una larga espera sea directamente proporcional al infinito sentimiento de felicidad del encuentro, a veces es mejor no estirar demasiado.

    Te deseo lo mejor de todo corazón.....un besazo:
    lapuerca

    ResponderEliminar
  14. hola bonita!! CUANTOS DIAS SIN PASAR POR AQUI estoy algo liadilla
    enfin ando corriendo y no puedo leeros a tod@s
    la unión hace la fuerza en muchas cosas al igual que un grano de arena tras otro hace una montaña

    un besazo

    ResponderEliminar
  15. Pues no temas porque a alguien como tú merece la pena esperarla. Si nosotros que apenas te conocemos esperamos ansiosos tus escritos, seguro que esa persona espera encantada.

    Besos Sue, Natalia.

    ResponderEliminar
  16. Querida Sue,

    Te voy a decir lo mismo que los demas te han dicho. No habrá persona en el mundo que se canse de esperarte!, eres un sol y lo sabes.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  17. La soledad es estar un solo día sin ti, hace mucho que no te visito y he notado esa soledad al estar lejos de tus letras.

    Aunque es un poco extenso me apetece ponerte este cuento, va por ti y tu corazón indomable:

    Quería seguir escuchando a la paredes que me hablaban, quería seguir escuchando a los árboles cantar y ver a las hormigas que me sonreían. Mientras que esto me sucedía, quería seguir caminando por los techos de teja, para ser como un gato negro que visita a todas noches la misma casa, y observar la obscuridad de la luz apagada; escuchando el respirar de una joven dormida.

    ¿Acaso todo en la vida se tiene que basar con respecto a los sentimientos?, ¿siempre debemos de actuar con respecto a nuestros cinco sentidos?. ¿No podríamos ser como hojas de metal que solamente el viento las pueda hacer volar?.

    El gato negro visitaba todas las noches el techo de aquella casa que se situaba frente a la obscura habitación de la joven, se sentaba algunas noches bajo la bella luna a observar la belleza de la joven, y a querer estar rodeada a sus brazos cada noche, estar entre ella y las sábanas blancas que cubrían sus pequeños pies del viento frío.

    El gato era huérfano, lo había adoptado una familia, pero la niña que lo cuidaba, se descuidó y perdió la noción de su estancia. El gato comenzó a vivir de a cuerdo a sus necesidades, aprendió a sobrevivir comiendo las migajas de pan y los desperdicios que dejaba la gente de las calles.

    Aprendió a tener que mojarse bajo la lluvia en algunas noches de invierno, recordando los maravillosos momentos que llegó a tener con aquella niña su amiga; que lo cuidaba, lo peinaba, le daba un techo y una almohada para dormir.

    Pero el gato, fue aprendiendo que los recuerdos solo quedan como tales, hayan sido malos o maravillosos y que aunque se haga todo lo posible por querer recuperarlos, eso ya no podrá ser posible, porque solo quedan como imágenes en la mente o hechos que sucedieron en el pasado y que no se podrán recuperar, que no se puede vivir por siempre dentro de ellos, por ser ahora parte de la fantasía.

    En una noche que el gato no cazó algún ratón o algún rico conejo, que ni si quiera llegó a ingerir un puñado de moscas muertas y ni mucho menos una bola de pelusa, pensó en que el ya no podría vivir más así, que ya no podía seguir recorriendo los caminos húmedos con la pansa inflada de alacranes que le arrancaban el hambre, que ya no quería seguir lamiéndose sus patas sucias y ni la cola tiesa.

    -¡Ya no tiene sentido caminar entre las sombras que generan los postes de luz, en busca de algún alimento que pueda salir corriendo; yo ya me cansé de seguir pintando los recuerdos de mi bello pasado, de andando por ahí sin tener un rumbo fijo o una casa a donde llegar! -, decía el gato con muchos maullidos que llegaban a despertar a los perros y a uno que otro zapatero que se encontraba criando a sus pollos.

    El gato comenzó a buscar el rastro de olor de un dulce perfume. Buscaba su olor entre los poros de la tierra, en los grandes parques en que vivían las más bellas flores que el jamás haya visto; visitaba restaurantes, cafeterías, peluquerías, barberías y en las tranvías para encontrar el olor del dulce perfume.

    Era el olor del perfume que utilizaba su querida dueña y amiga, la niña y que el creía que ella lo seguiría usando; por que era su favorito.
    Era un olor mas bello que las flores, un olor mas dulce que los caramelos, un suave olor que los sentidos no podrían evitar su percepción y que llenaba de nutrición al alma, era un olor que no lo podía comparar.

    En algunos días, llegó a percibir que los demás gatos podían ser salvajes y estar hambrientos todo el tiempo, y estar en busca de ratones toda su vida; satisfaciéndose con eso y creyendo ser felices así. Pero el pensaba y percibía todo de una manera diferente que lo haría llegar a sentir como alguien que podía tener derecho a que lo escucharan.

    Después de que ya se había agobiado y desesperado en cuanto a la búsqueda del rastro de su dueña, creyó que para el, todos sus intereses por el vivir se habían perdido y ya no existía motivación alguna en su existencia, así que encontró un lugar en el que podía sobrevivir mejor...

    Se encontró en un mercado clandestino de pescados y mariscos, el podía obtener muchos manjares por las noches y sin que hubiera pies o escobas que lo corretearan, ya no se encontraba en la necesidad de perseguir ratones y lamerse las patas llenas de lodo por corretear al alimento.

    El gato, de pronto se comenzó a olvidar de cómo y porqué había llegado a ese lugar. Era un aragán y tenía una pansa que le colgaba y no le permitía ni correr, el gato se volvió como los demás: salvaje, hambriento y saciado de sus necesidades.

    Una noche, el no sabía porqué, entró al mercado encontrándoselo vacío y sin algún alimento existente para él. No había había banquete para esa noche y se preguntaba en dónde había quedado todo, o que sí el se lo había comido y ni cuenta se había dado. Era una noche fría y húmeda por que había llovido, él se encontraba solo, triste, mojado y peor aún, hambriento; no sabía ni que hacer ni a dónde ir.

    -¿Ahora qué puedo hacer para superar ésa inmensa hambre que tengo?, ¿a quién tengo que seducir con mi cola para que me pueda dar de comer? -.

    A lo pronto, el gato escuchó la bella música que provenía de un bar, el gato la tomó de sorpresa y se acercó al bar a escuchar la música que aclararía los sonetos en su cabeza y que acompañaría a su sentimiento de tristeza y soledad.

    Dentro de un cómo ambiente que había en el bar, se encontraba un pianista que inspiraba al gato a querer estar junto a el, había mucha gente que bailaba felizmente el danzón de la noche. El ambiente de aquél lugar, hizo que el gato entrara para disfrutar de un ambiente cálido y buscar algún vaso de leche que le ayude a saciar el hambre.

    Cuando iba fijando su llegada al bar, esperaba que toda la gente lo recibiera con gusto o por lo menos como algún cliente más que entrara por la puerta, pero al verlo, toda la gente salió corriendo del lugar y el no supo porqué; pero solo hubo una persona que se quedó: era el pianista; él era ciego y usaba una gabardina larga y un sombrero negro. El señor pianista, pidió un trago de leche al cantinero y se lo dió al gato. El gato por fin, encontró a alguien que le diera un poco de cariño y un poco de apoyo, pero no era suficiente; el quería encontrar a la niña, su vieja compañera.

    Ahora, en realidad me he quedado sin un rumbo fijo y no sé a donde ir ni a donde llegar, me siento solo aunque se podría decir que tengo al pianista ciego junto a mi, o también podría decir que cuida lo que puede de mí.

    Yo sé que no puedo ser el único gato que sufra así como yo, que no puedo ser el único que se haya quedado huerfano o que no tenga quién cuide de él.

    Veo a la gente pasar y me respondo que no solo por mis problemas, la vida se acabará; sin embargo éstos suceden para aprender en la vida, conocer más allá de lo que se podría decir que es conocido, y experimentar para saber cómo exigir ser mejores.

    Recuerdo a mis padres que siempre supe que tenían problemas entre sí, no se si por mí, por los demás o qué era lo que les sucedía. Siempre me cuestionaba muchas cosas y pensaba que todo iba de mal en peor, pero en todos los casos, siempre todo mejora.

    Recuerdo que algunos días, llegué a tratar de brincar desde lo más alto de un edificio, para ver que era lo que sucedería: si llegaba a sentir dolor, a sentir unos golpes, o por lo menos a tomarme unos segundos para sobarme las patas. Pero siempre que lo intentaba, llegaba al suelo y lograba caer sobre mis cuatro patas; y todo, para que nada me lograra suceder.

    Probablemente, quiero terminar ya tarde mi vida. Y mientras esto lo pensaba, alguien que miraba desde abajo; convertía su mirada, como en dos flechas que atraviesan dos manzanas y las arrancan de las manos de los árboles; una mirada penetrante e intimidante, que me hacía sentir como el cazador cazado. Era una joven hermosa, de piel dorada como la arena, y fresca como el rocío de las mañanas; de ojos color café que me podían quemar el alma, como un incandescente foco de luz encendido; con el cabello ondulado y castaño, que pareciera haberse creado con miel de abeja; una nariz roja y superlativa; unos labios tan grandes y tan rojos como los latidos del alma pura; ella, con unas manos suaves con las que te podrías cobijar durante las largas y frías noches de jueves.

    A ella, a esa niña de ojos llenos de dudas, niña próxima a mi corazón y yo al suyo; una niña a la que podía mirar y quién podía escucharme sin que le contara algo; ella podía leer los latidos de mis dilatadas pupilas y yo, podía sentir el respirar de sus dulces manos.

    Ahora quería que solamente pasara nada en ese momento, que esa pequeña joven de mi amor, no se la pudiera llevar el viento ni que se pudiera derretir con el amor de la lluvia, la quería tener entre mis brazos, abrazarla y besarla; pero yo no podía darme cuenta de que era un gato, y ella solo me acariciaba el lomo y me daba de beber la blanca leche que me pudo haber dado cuando ella era niña.

    Yo ya no quería mas leche para alimentarme, ni caricias de un cepillo para seducirme, ¡yo quiero que sus manos tersas recorran mi cuerpo, que me toque los brazos y que sus dedos encuentren mis labios; quiero que me alimente con su aliento, con la mirada de sus ojos, con su sonrisa y su dulce olor que aun me hace suspirar!.

    Me levanté y miré a mi alrededor, el árbol seguía en el patio, con las manzanas aún pequeñas y amarillas, las paredes seguían a dos metros de mi cama, y yo; seguía con la sensación de sus suaves manos que encontraban las mías.

    Llegó la noche y quería subir al techo de teja para observar la oscuridad de la luz apagada y mirar a la joven, escuchar su respirar y oler su delicioso perfume que me atrapa en los sueños y me invita a sentirla cerca. Pero ahora, para subir a los techos de teja, necesitaba de una escalera, todo se comenzaba a poner en contra mía. En las noches, puedo hacer yo lo que quiera y sin que alguien se me oponga, sin embargo; quiero tener ahora y en la realidad una dulce compañía, pero creo que ella ya no quisiera estar conmigo.

    Mi vida no termina, tengo a mis amigos y amigas, a mi familia y mis padres, hay muchas cosas que descubrir en la naturaleza y en todo el mundo. Me encantaría descubrir el mundo marino junto a ella, pero creo que ahora es tiempo de comenzar a descubrirlo por mi cuenta y encontrarme a algún ser que me quiera escuchar y no soltarme de la mano.

    Podría seguir llorando o podría seguir sonriendo o fingiendo que estoy feliz y que nada me pasa, pero todo sería mucho mejor si a aquella persona que se le quiere, lograra disponer de un momento para escuchar, abrazar o por lo menos para recuperar algún bello recuerdo.

    Puedo ver su belleza y oler su dulce perfume todos los días, pero aquellas manos que logré tomar una noche; no creo poder hacer que vuelvan a mí, o por lo menos no si ella no lo desea.

    Así es como crecemos y como tenemos que aprender sobre la vida, para poder ser mejores día con día. Ahora solo en su recuerdo, podré abrazar a un árbol y sentir realmente lo que me dice, escucharé a las paredes que me hablan, y siempre podré ver sus ojos que me dirigen una bella mirada y sus labios que sonríen conmigo.

    Sigo mi camino, sin nubes, luz ni tiempo; perdido en el mar, huyendo de mí.

    MAURICIO OSORIO AVILA

    ResponderEliminar
  18. No se si llegarás a sentirlo, pero te mando un beso tan tierno y sincero como los que les di por primera vez a mis bebés. Gracias por estar ahí, y gracias particularmente por haber estado hoy para mi.

    ResponderEliminar
  19. Sue:

    Dicen que las personas que se sienten solas es porque construyen murallas en vez de puentes… A veces, sin darnos cuenta, podemos ser nosotras mismas las que utilizamos los ladrillos de la vida de forma equivocada.

    Sin embargo, cuando nos paramos a contemplar la obra realizada, sea muralla o sea puente, tenemos la oportunidad de rectificar para volver a construir lo que más nos ayude a seguir adelante.

    Tú has construido muchos puentes, puentes de vida. Puentes que te direccionan hacia mucha gente, puentes que te llevan hacia lugares desconocidos por tu corazón, puentes que se han formado con ladrillos materializados por sentimientos estupendos.

    Habrá personas que te esperen al final del puente, habrán personas que te esperen en medio de él, habrá personas que te tiendan la mano desde el principio para que lo crucéis juntas por completo… Pero ¿sabes?, da lo mismo en qué posición os encontréis si al final contempláis el mismo horizonte.

    El tiempo no importa en estos casos, ¡te lo aseguro!... La paciencia es la mejor asesora para quien desea alcanzar un fin con toda su alma. La unión hace la fuerza, y en ciertos casos de una forma maravillosamente inexplicable como es tu caso…. ¡Inténtalo!, ¡no dejes de intentarlo!, es lo que tú le dirías a una buena amiga ¿verdad?. Y si hiciese falta, ¡aquí nos tienes para empujarte sin dudar!

    Velvetina

    ResponderEliminar
  20. Hola Sue!!!

    Yo no creo que se canse en esperarte esa persona...Eres única y el roce hace el cariño como dicen.

    Gracias por mostrarnos tanto.

    Un besito muy fuerteeeee

    CARLOS.A

    ResponderEliminar
  21. PAUSA
    De vez en cuando hay que hacer
    una pausa
    contemplarse a sí mismo
    sin la fruición cotidiana
    examinar el pasado
    rubro por rubro
    etapa por etapa
    baldosa por baldosa
    y no llorarse las mentiras
    sino cantarse las verdades.


    Mario Benedetti.

    Mira al futuro, que siempre te espera con los brazos abiertos.
    El presente, es un paso hacía ese futuro...

    Besos.

    Menta.

    ResponderEliminar
  22. No estás sola,estoy contigo a tu lado,me sientes?.

    Gracias Sue por ser como eres y por regalarme bonitas palabras,te llevaré conmigo,solo si tú quieres.

    Recibe un saludito de May.

    ResponderEliminar
  23. Quienes nos aman de verdad siempre nos esperan, de la misma manera que, inconscientemente, siempre esperamos a quienes amamos... Probablemente estén esperándote, déjate llevar.

    Besitos

    ResponderEliminar
  24. He venido a darte un abrazo grande grande, sientelo como el más calido que puedo ofrecerte, gracias por ser como eres.

    ResponderEliminar
  25. Esperar, si realmente amas, es lo más mi querida Sue, a pesar de todo...

    Besos que no mueren con la espera porque es infinita.

    ResponderEliminar
  26. Querida Sue, siempre consigues emocionarme con tus palabras y hoy con las que has dejado en mi casa, todavía más si cabe.
    Tienes mucha razón, seguro que en algún lugar hay una Amelie que consigue que los sueños se cumplan. Esperaré a que llegue a mí ese momento, no me rendiré.
    Millones de gracias Sue.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Querida Sue:

    ¡¡Qué suerte has tenido en tu vida de tener siempre compañía, y gente a tu lado!!
    Es unos de los "dones " mayores de los que uno puede gozar en la tierra. "LA COMPAÑÍA". Porque la soledad es buena, cuando la buscamos nosotros, pero ...¡¡ay amiga!!! cuando la SOLEDAD es impuesta ...que terrible es!!!. Y no lo digo por mí.
    Las personas son muchas veces injustas y desagradecidas, das todo, y luego te dejan sola en
    el camino.

    Yo he vivido, y vivo de cerca, muy cerca la soledad impuesta a una persona que adoro, y cada dia me sigue doliendo la espina que tengo clavada, en el corazón y que me hace mucho daño. Porque el ser humano a veces no es "caritativo" con las buenas personas, ni siquiera es "humano". A diario lo ves en tu trabajo tu misma.

    Me gustaría tenerte de amiga. Una persona como tu no parece que vaya a fallar nunca a los amigos. Y te daría un "encarguito" para esa persona que se encuentra sola.

    A mi me tienes en mi ciudad, ya te lo he dicho varias veces, para cuando quieras y me necesites.

    De momento, te animo a que te deshinhibas totalmente de temores y te lances totalmente hacia adelante y deja que se ponga a tu lado "ese alguien", quien sea. No tengas miedo.

    Yo por lo pronto te ofrezco mi mano, mi ciudad, y un beso de todo corazón.

    BRAVISSIMA

    ResponderEliminar
  28. Gracias,gracias y gracias, por tus bellas palabras en mi blog.
    Te voy a decir la traducción de mi nombre,bueno primeramente voy a escribirlo correctamente ALAZNE,lo de Alazne surgió por una sobrina mia y en su recuerdo o tomé como mio pra el blog.Mi nombre significa "Milagro" como el milagro de la vida el naciemieto de un nuevo día,algo que no se sabe de donde viene pero que aparece ante los ojos de los humanos.Mucha gente añade la "s" y lo traduce como Milagros y no es así,Milagros se dice en euskera Mirari.
    Perodón por la paliza que te acabo de dar.
    Ahora te voy a contar lo que me ocurre con tu nombre cada vez que lo leo en el bolo me provoca serenidad y quietud del alma.
    Sue te tiendo mi mano para lo que quieras,me gusta la tierra en la que vivo que es tu tierra y me ha dado tranquilidad y alegría ahora me toca devolver algo y lo hago gustosa en tu persona. Aqui me tienes para lo que necesites.
    Besos desd el alma...

    ResponderEliminar
  29. Qué sorpresa!!! En los blogs de fotografía no hay comentarios tan largos como los tienes tú aquí en tu espacio... Tú los tienes largísssssssiiiiimooooooosssssssss!!! Y muy numerosos!!
    Bueno, aparte de la sorpresa quiero darte las gracias por visitarme y comentar como lo has hecho. De verdad, me gustaría disponer de más tiempo para leerte con calma... Un día de estos lo haré, estoy segura.
    Mientras tanto, te envío muchos besos cariñosos...

    ResponderEliminar
  30. Que foto más bonita, me encantan tus comentarios en el blog de mi niño
    GRACIAS DE VERDAD
    UN MUXU

    ResponderEliminar
  31. Querida Sue.
    Estoy espectante por leer unas palabras tuyas.
    Amenazo con atarme a la puerta de blogger si no lo haces pronto, y no sabes la que puedo llegar a organizar.

    Un cordial saludo.
    Tita Cervera

    ResponderEliminar
  32. Ehhh Zú, cuando va a escribí de nuevo en er blog.
    Pero pon algo ya zabe de marcha o argo asín.

    Ea, un besote.
    Paquirrín

    ResponderEliminar
  33. Que sabe nadie cuando volverá a escribir Sue...que sabe nadie.

    Raphael

    ResponderEliminar
  34. Toa, toa, toa, te necesito toa...
    escribiendoooo toaaaa.


    Jesulín

    ResponderEliminar
  35. Hoy quiero confesar que estoy algo cansada
    de entrar en tu blo y ver que no has escrito nada
    que me gusta leerte Sue querida
    desde aquí te lo digo
    en Andalucía.

    Besos
    Isabel Pantoja

    ResponderEliminar
  36. Gracias por tus palabras niña,tu visita siempre es especial para mi, un besito

    ResponderEliminar
  37. Yo juraría que había comentado este post...
    Seguiremos esperando. No pasa nada si en la espera me acompañas.
    Abre bien fuerte tus brazos y espera, no tardaré en abrazarte!

    ResponderEliminar
  38. Escribe ya hombreyá!
    O amenazamos con viaje directo, no sabes de lo que somos capaces!

    Los Miami

    ResponderEliminar
  39. Hola niña, no te conozco pero si la unión hace la fuerza debes ser la mujer más fuerte del mundo... ¡mira cuanta gente ha venido aquí a darte un abrazo!

    Eso es porque te quieren, porque debes ser una mujer hermosa de rostro y alma, una mujer con luz.

    ¡Qué mujer más afortunada!

    ResponderEliminar
  40. Ánonimo:
    Ya esta bien. Sabemos que eres lapispa de siempre.
    Rastrearé tu IP y te mandaré un virus supersónico que te provocará un herpes vaginal. O testicular.

    Así que ya está bien.

    SUE, COÑO, ESCRIBE DE UNA VEZ!

    ResponderEliminar
  41. HOLA SUE:

    solo pasaba a verte y decirte que necesitamos tus escritos no ceses amiga de escribir... es bueno para la mente y nos ayuda a conocernos mas a nostros mismos.

    Espero que vaya todo bien y te encuentres con ganas pronto.

    Un besito muy fuerteeeeee

    ResponderEliminar
  42. Gracias por visitar mi casa, por tu mensaje y por echarme de menos...yo a ti también te echo de menos, más de lo que te demuestro.
    No tengo todo el tiempo que tenía y el que tengo para mí, lo disfruto al sol, en el agua o a la sombra con un buen libro. En esta época es lo que me gusta hacer.
    Casa Milá apenas la visito, entraré cualquier día a dejar un saludo, pero no me apetece...el cuerpo me pide desconectar una temporada...no me seduce lo que veo, ni lo que leo...el tiempo pasa y las cosas cambian. Ya volveré...mientras tanto , sabes donde encontrarme y sentarte a charlar. No me ves, pero estoy, es lo interesante, no crees??
    Un beso Sue...con un abrazo inmenso para ti y mamaSue, por supuesto.

    ResponderEliminar
  43. Quiero, quiero unido a ti seguir siendo una parte de tus fuerzas. Si así fuera, me pediría ser ese amor, aire puro, rico en oxígeno, ése que al respirarlo te llena tanto que te sientes flotar, ese amor en el que pones tu corazón, en el que encuentras tu descanso, ése que es tu apoyo, ése en el que confías, y lo haces tanto que con él a tu lado no te asusta hacer planes. Si yo fuera él, me moriría por despertar en ti el poder impetuoso de lo innato. Si yo fuera él, podría moverme en la sombra sin ser reconocido, aunque preferiría que me invitases a caminar a tu lado y sin calzado, por la orilla y de la mano, sin distinguir por escenarios. Si yo fuera él, no retrocedería, no lo habría hecho nunca, menos por miedo o por falta de coraje, todo lo contrario, pelearía contra todo lo que se pusiese delante, seguiría buscándote en cada paso, sin que importase la improvisación o los cálculos. Si yo fuera él, seguiría creyendo, me alimentaría de cada detalle y no me cansaría de esperarte…

    ResponderEliminar

Escribe lo que quieras...

Loading...