martes, 14 de abril de 2009

"La vida de las palabras"


No es lo mismo estar que permanecer, ni tampoco oír que escuchar.
No es lo mismo hablar que gritar, ni andar que caminar. No es lo mismo amar que querer, ni morir que dejar de vivir.
No es lo mismo.
Mil veces damos por hecho un significado de algo cuando ese algo ni siquiera estaba pensado para ser dicho. No es lo mismo abrazar que apretar ni es lo mismo callar que no hablar. La duda de lo que la palabra quiere decir siempre estará en el que la lee, porque cada persona le da el matiz que en ese momento le condicione por lo que esté viviendo.
Las palabras son lo que son, pero no resuenan en nosotros de la misma forma según cómo y quienes las digan. No es lo mismo leer “Romeo y Julieta” estando enamorado que leerlo sin haberlo estado nunca, no es lo mismo.No es lo mismo esperar que aguantar, ni vivir que sobrevivir.
Dicen que las palabras se las lleva el viento, no lo creo, las palabras quedan en lo profundo del ser si han sido albergadas con el corazón.
No es lo mismo tener el alma aterciopelada que el corazón de terciopelo, no es lo mismo. No es lo mismo pasar frío que tener frío, sentir calor que tenerlo. No es lo mismo vivir con esperanza que sobrevivir esperanzado. Ese poder nos regalan las palabras, el poder de decir lo que queremos y dejarlo grabado para siempre.
No es lo mismo perdonar que olvidar, ni tampoco olvidar para no querer perdonar nunca, no, no es lo mismo.
No es lo mismo decir ”te quiero” que decir “te necesito”, como tampoco es lo mismo decir “aléjate” que decir “espérame”…
Me paro y pienso que tantas veces dejé pasar algo grande por no querer oír lo que se me quiso decir…No quiero, ya no quiero vivir de suposiciones que haya fabricado mi lenguaje, quiero saber qué me dicen las palabras de otro y tener la certeza de no haberlas hecho mías y a mi forma, sino buscarle el sentido que quiso regalarme su dueño, porque las palabras cuando salen de dentro tienen dueño, cuando llegan a mí son prestadas, cuando miro a los ojos y las entiendo en su grandeza entonces sí son regaladas, y entonces, sólo entonces, puedo tener el privilegio de guardarlas y hacerlas mías.
Palabras que nos dan vida, palabras que nos la quitan, palabras que nos hacen reír sin control, otras que nos dan pánico o nos hacen temer.
El poder de la palabra es maravilloso, lo secreto de ellas un misterio.
¿Quién dijo que las palabras se las lleva el viento?, si eso es así, cierro la ventana para que nunca se marchen, porque son las palabras dichas las que hacen que mi corazón lata más rápido, aceleren mi pulso o incluso me olvide de que el tiempo es tiempo, existe y pasa.
No hay nada más hermoso que una palabra dicha a tiempo, y de ellas alimento mi vida.
Quiero vivir oyendo lo que dicen otros, con eso me basta, hoy me basta, mañana…nunca sabré qué pasará mañana.
Sue


39 comentarios:

  1. Preciosa entrada...estoy completamente de acuerdo contigo, las palabras NO se las lleva el viento, hay palabras que se quedan clavadas en lo más profundo de tu corazón, de tú alma y nunca nadie las podrá borrar.
    Un besazo y como dice un querido blogero nuestro....Fuerza

    ResponderEliminar
  2. Si pudiese tomarte entre mis brazos se volverían las palabras innecesarias, poruqe no es lo mismo abrazar a que te abracen.

    (Estoy, aunque no puedas pronunciarme has de saber que estoy, si de algo te vale)

    ResponderEliminar
  3. No es lo mismo escuchar,que oir, y de aqui tambien vienen muchas equivocaciones.Para mi, ninguna palabra se la lleva el viento, se me quedan muy clavadas en el corazon.
    Arriba mi niña, tú puedes, te doy un empujoncito suave,no vaya a ser que te pegues un porrazo,jajaja,vamos a echar unas risillas, que tambien vienen bien.
    Ainsss tu mami,que esta cojita,que me entra mucha penita de estas cosas, pero va mejor,no? un besito para las dos
    ion-laos

    ResponderEliminar
  4. Las palabras no se van nunca,tampoco tienen dueño, cada cual las interpreta a su manera y hace con ellas o un laberinto o un muro o una caricia. Las palabras pueden ser palomas dormidas y tambien aullido.Es cierto que nada es lo mismo, el rio por donde fluyen las palabra tiene dos márgenes y muchos afluentes.
    No es lo mismo decir: soy tu amigo, o sentirlo sin decir palabras.
    Un abrazo de lluvioso dia.

    ResponderEliminar
  5. Hola Sue, cuánta razón tienes!! Y no es lo mismo oír que escuchar. A mí me gusta que me escuchen, supongo que a todos nos pasa igual...
    Dependen de tantas cosas las palabras. Depende de quien vengan, de quien las reciba (si las oye o las escucha), de la forma en que se digan y de la forma que se reciban, del estado de ánimo que tenga el que las dice y el que las recibe, etc.
    Yo sí creo que hay palabras que se las lleva el viento, suerte tiene el que nunca haya recibido ese tipo de palabras, pues yo creo que sí que existen.

    Saludos, Natalia (85)

    ResponderEliminar
  6. Querida Sue. ¡Qué alegría ver una nueva entrada tuya!
    ¿Sabes? Cada vez que te leo, consigues que al terminar, me quedé un ratito pensando y analizando todo lo que he leído. Tus palabras son mágicas para mí, hacen que reflexione y que vea el mundo de otra manera.
    No es lo mismo escribir te quiero que decirlo mirando a los ojos de la persona a la que te diriges. Imagina por un momento que estoy mirándote a los ojos y te lo estoy diciendo.
    Gracias por ser y estar.
    Besos.
    (Espero que tu madre esté mejorcito).

    ResponderEliminar
  7. No es lo mismo decir te quiero que decir te necesito....es más, es muy dañino cuando una relación sentimental está basada en la necesidad porque eclipsa al amor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. "¿Quién dijo que las palabras se las lleva el viento?, si eso es así, cierro la ventana para que nunca se marchen."

    La palabra dicha no tiene retorno. Si importa se queda ahí. Yo creo que estoy viva de palabras más que de gestos. Me mantienen en pié palabras que recuerdo, frases que me han marcado, que he leído.

    Tus palabras son sabias, espero que este espacio no desapareca nunca, para seguir alimentándome de tus palabras.

    Mil besos.
    Cata

    ResponderEliminar
  9. Fijate, Sue... que he llegado de casualidad a esta página, curioseando en el blog de MAría... y fíjate que lo primero en que me he fijado y por ello te he reconocido ha sido por la sonrisa...
    Me he dicho: Esta sonrisa me suena y mucho!!! Esta es Sue.
    Por la mirada también te hubiera reconocido.
    Y como que me ha dado un subidón el saber que puedo seguir tus pasos por aquí, ya que los kilómetros nos separan.
    Un abrazo muy muy grande de un amigo que te quiere.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado este post...una vez más demuestras como eres, como vives, como sientes y hasta como respiras...con palabras.

    Besukis mil para ti y para mamaSue que espero que vaya mejorcita.

    ResponderEliminar
  11. Saber que dicen las palabras de otro y busca el sentido que le de su dueño, porque las palabras tienen dueño.... siempre me haces pensar en lo que dejas escrito, tu tienes la virtud de la palabra, ya sea escrita o hablada, aunque lo último no lo he podido disfrutar, pero te imagino hablandonos lo que escribes y debe ser incluso más intenso. Tus palabras son como medicina para todoelque lo necesite
    AFRICA04

    ResponderEliminar
  12. Precioso Sue, cuanta razón tienes

    Las palabras, tienen vida propia, hacen que al comunicarnos con los demás,nuestros sentimientos se entrelacen y nuestra riqueza, sea inmensa
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Nuestras palabras deben ser como esas aguas mansas, pero que están en constante movimiento y que con paciencia se van abriendo camino. Nunca como las cascadas que caen con fuerza, que nos desbordan o que nos pueden ahogar. De nosotros depende la forma en las que las utilicemos.

    Las tuyas Sue, las que leo en este blog, dan vida y son una bendición porque proceden del cariño… y eso tan sólo demuestra que tu corazón está en buenas manos.

    Un abrazo sin medida y sin palabras

    Velvetina

    ResponderEliminar
  14. Espero que tus palabras no se las lleve nunca el viento ni nadie... Porque hay palabras que sí merece que se las lleve el viento, pero hay otras que nos dan la vida, como las tuyas.

    Un besote enorme

    ResponderEliminar
  15. Tus palabras nunca se las lleva el viento, siempre nos calan muy hondo y nos ayudan a seguir adelante, te mando mi fuerza y energia para que sigas regalandonos tus palabras que tanto nos enseñan. Quiero que sientas el abrazo tan fuerte que te estoy dando, estoy para lo que necesites, no lo dudes nunca.

    Un besote

    ResponderEliminar
  16. Siempre en desacuerdo... Si hay palabras que se las lleva el viento. Las que no se quieren oír.
    Y yo soy de las que piensan que el movimiento se demuestra andando...

    Pero las tuyas, amiga, jamás las dejo de oír. Que lo sepas!

    ResponderEliminar
  17. Querida Sue:

    Nuevamente me emocionas con tu escrito.

    Dice tantas cosas de las que pienso lo mismo que tú, aún teniendo muchos más años que tú. Cierto, totalmente TODO lo que dices.

    Pero yo te diría, que al cabo de los años, hay una cosa en la que discrepo contigo y es que sí, sí que abriría la ventana a veces para que se fueran algunas palabras que no debieron ser pronunciadas jamás.
    Gente que ha pronunciado palabras que no debieron "escuchar" nuestros oidos, que por cierto, es verdad que no es lo mismo que OIR.

    Poca gente ESCUCHA, la mayoría simplemente "OYE"...y no sirve para nada, es como si tiraras las palabras al viento. No hace falta abrir las ventanas para que se vayan.

    No es lo mismo vivir que sobrevivir, y muchas veces, tenemos que echarle "bravura" al vivir diario, para así poder SOBREVIVIR.

    No es lo mismo perdonar que olvidar. Es muy dificil perdonar y olvidar, yo admiro a la gente que es capaz de hacerlo. Reconozco que me cuesta, pero también reconozco, que luego ante unas palabras cariñosas, se me olvida CASI TODO.

    Finalmente, parafraseo tu último renglón: "Quiero vivir oyendo lo que dicen otros"
    A mí me gusta oir, y procuro "escuchar" lo que dicen otros, de los cuales siempre se aprende, tengas la edad que tengas, y también quiero que me baste hoy, porque...yo...yo, tampoco sabré QUE PASARÁ MAÑANA.

    Chiquilla, nuevamente me has encandilado con tu escrito.

    Un beso muy grande

    BRAVISSIMA

    ResponderEliminar
  18. Mi querida niña, no paso muy a menudo, pero no me olvido de ti. Un entrada preciosa, la verdad es que muchas veces las palabras que nos han quedado, son las que nos hacen fuertes y no hacen luchar y salir a flote..... las recordamos, las tenemos guardadas para cuando las necesitamos. Un besazo y cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  19. Si quieres te puedes pasar por mi casa a recoger un premio de los muchos que tu te mereces , un beso.
    AFRICA04

    ResponderEliminar
  20. Cuanta razón tienes querida Sue!!

    Lo triste de esto es que a veces sólo oimos aquello que queremos oir y lo interpretamos al son de nuestro propio interés.

    Yo de vez en cuando sí abriría un poquito la ventana para dejar escapar algunas, esas palabras que según quien nos las diga, nos pueden hacer tanto daño.

    Por último decirte Sue, que sigas regalando tus maravillosas palabras, que seguro que estas, nadie las dejará escapar.

    Siempre es un gran placer leerte un beso: lapuerca.

    ResponderEliminar
  21. Cuando te apetezca, puedas o quieras tienes premios para recoger en La Trastienda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Me vais a llamar inútil o torpe, de verdad, pero ¡¡¡no sé cómo se recogen los premios que dejáis en los blogs!!!, no sé cómo se añaden a mi blog...¿alguien me lo explica?
    Sue

    ResponderEliminar
  23. "No hay nada más hermoso que una palabra dicha a tiempo" dices.
    Para mí sí, para mí es más hermoso el silencio que todo lo llena y que no necesita de nada más.
    El dialogo sordo entre dos miradas, el silencio complice entre dos amigos... el silencio.

    Un beso fuerte.
    MICROBIO

    ResponderEliminar
  24. Hola Sue!!

    Mira, es fácil, vas al blog que te haya otorgado premio. Colocas el ratón sobre la foto del premio, botón derecho y la guardas en tu ordenador. Después lo colocas en tu blog, dices quien te lo ha otorgado y pones la dirección del blog de esa persona, luego dices a quien lo otorgas tú. Para colocarlo lo haces en un post y para colocar la foto del premio pues la colocas igual que el resto de fotos que pones en cada post. No tiene más misterio,eh??
    Un besote

    ResponderEliminar
  25. Hola, Sue!!!
    Hace ya tiempo que no tienes comentarios míos aquí. No dispongo de tiempo, carinyet... Me he liado y me falta el tiempo. Apenas llego a actualizar mi blog y poco más. Además, sabes qué nos pasa a los que estamos acostumbrados a los blogs de fotografía? Pues nos pasa que una foto se ve en un momento, pero leer un texto es otra cosa ..., imperdonable por mi parte,ya lo sé, pero confío en que pronto acabará esta época de falta de tiempo y podré dedicarme a leerte, que sabes que me encanta. Insisto en que tienes un blog muy cuidado y se percibe tu sensibilidad a través suyo.
    Muchos besos, guapísima!!

    ResponderEliminar
  26. Bienvenida a mi espacio, pequeñina, es tu casa, entra cuando y cuanto quieras.
    Besos requeteapretados.

    ResponderEliminar
  27. Mi dulce calma, ya esta arreglado,puedes pasar cuando quieras,es algo que suele pasar y bloguer lo arregla,que tal tu mami? un besito

    ResponderEliminar
  28. Gracias por tus palabras, me hacen muchisima ilusion
    un besito

    ResponderEliminar
  29. ¿Cuántas veces habéis tenido la sensación de que os oyen, pero no os escuchan? ¿Que os ven, pero no os miran? ¿Que os tocan pero no os sienten?
    Son los cinco sentidos elementales y no les sacamos partido; son cinco sentidos simples y no les aprovechamos lo suficiente. Simplezas y grandezas del ser humano, supongo.
    ¿Qué tal estás de tu caida? ¿Y con tu lucha?
    Besos. Guanabo

    ResponderEliminar
  30. Tus palabras siempre quedan en mí, así que ni un tornado lograría llevárselas. No es lo mismo escribir que transmitir y tu traspasas la pantalla en cada uno de tus escritos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. “Deja que la palabra sea humilde, que sepan que el mundo no empezó con palabras, sino con dos cuerpos abrazados, uno llorando y el otro cantando”.
    Lê Thi Diem Thúy

    Besos Sue, desde el alma.

    ResponderEliminar
  32. Espero que tu ventana no deje escapar este TE QUIERO...

    ResponderEliminar
  33. Tienes un hermoso blog, pleno de imágenes agradables, es un gozo venir y respirar aquí, el aire está limpio en torno tuyo. Gracias por estar.

    Un beso
    Ana

    ResponderEliminar
  34. Bienvenida, Ana. Estás en tu casa...
    Sue

    ResponderEliminar
  35. Hola cielo, no no es lo mismo...
    No es lo mismo hablar en persona fisicamente que hablar por internet, a veces las palabras se malinterpretan, no, no es lo mismo.

    Pero tú siempre eres la misma, tán especial, tán autentica, tan tú...

    Me encantas! ( que lo sepas ).

    Besos.

    Menta.

    ResponderEliminar
  36. Sue, espero y deseo que estés bien y que el motivo de que haga ya bastante que no escribes una entrada sea por el trabajo y no porque no te encuentres bien.
    ¡Me apetece mucho leerte! Ya te he dicho varias veces que cada vez que te leo aprendo algo.
    Te mando un fuerte abrazo para ti y otro para tu mami que espero esté mejorcito.

    ResponderEliminar
  37. Soy un romántico y todo lo leo en términos de amor. Si escribo en tu blog es porque sé de buena tinta que mi niña lo frecuenta. Así que éste es el medio de compartir con ella lo que pienso de los temas tan interesantes que vas planteando...
    Ella sabe que soy un chico, y que aunque soy sensible a todo lo que me rodea, no reparo en cuidar tantísimo el lenguaje. Quizá sea superior amarla y sin embargo prefiero decirle que la quiero. Y es que para mí esta última palabra significa lo máximo. Igual ocurre cuando en la intimidad la llamo "gorda". Aunque a ella no le guste es para mí la máxima expresión de cariño, de cercanía, de complicidad y conexión. No, estoy contigo en no elevar en exceso el valor de lo que decimos, en no convertirlo en una dificultad. A veces la mejor forma de calmar un llanto es sencillamente mirar de frente, a veces acariciando su espalda mientras sueña le estoy diciendo que la espero, que permanezco a su lado, porque aunque haya días en los que no consiga taparme a mi mismo la boca y se escuchen gritos de impotencia, a pesar de lo que digamos, el tiempo pone con lo que hacemos a cada uno en su sitio...

    ResponderEliminar
  38. Gracias por tu visita preciosa.
    Niña,tú me entiendes?
    Un besito

    ResponderEliminar

Escribe lo que quieras...

Loading...